Las familias que enfrentan problemas por la crisis económica que ha desatado la pandemia de coronavirus en Estados Unidos deberán esperar más para una nueva ayuda, ya que este jueves se tenía previsto que el senador Mitch McConnell (Kentucky) diera a conocer el proyecto de ley de alivio, pero lo pospuso para la siguiente semana.

La decisión se tomó a pesar de la urgencia de aprobar el estímulo, ya que esta semana termina la entrega de $600 dólares extra al seguro de desempleo.

“La Administración (Trump) ha solicitado tiempo adicional para revisar los detalles, pero presentaremos la propuesta a principios de la próxima semana”, aseguró McConnell. “En principio tenemos un acuerdo sobre la estructura del paquete”.

El Partido Republicano esperaba revelar una legislación este jueves, pero después de una reunión a puerta cerrada, la senadora Deb Fischer dijo a los periodistas que eso no ocurriría, lo cual fue confirmado por McConnell. Se esperaba que fuera el lunes, pero Fischer dice que “cualquier día”.

El nuevo plan enfocará recursos a escuelas, pero estará condicionado a la reapertura de planteles; también se contempla una ayuda extra directa a familias similar a los $1,200 dólares de la Ley CARES, aunque no se ha revelado el monto ni quiénes serían elegibles, ya que un primer proyecto reveló que estaría limitado a personas que ganan máximo $40,000 dólares anuales.

Este jueves, el secretario del Tesoro, Steve Mnuchin, reconoció el presidente Trump aceptó que se retirara del plan su propuesta de descuento al impuesto sobre la nómina, el cual sería retomado en otras reformas.

“No estará en la ley base”, admitió Mnuchin en entrevista en CNBC. “Permítanme ser claro: creemos que la reducción de impuestos sobre la nómina es una muy buena política en favor del crecimiento, pero el enfoque del presidente es que quiere poner dinero en los bolsillos de las personas ahora”.

Agregó que el mandatario consideraba más urgente el envío de recursos a las familias, por lo que sorprendió el retraso de presentación de la ley para que fuera discutida con los demócratas.

“La prioridad del presidente es asegurarse de que enviemos pagos directos rápidamente para que en agosto la gente obtenga más dinero”, aseguró Mnuchin.

Presión demócrata

Los líderes demócratas en el Congreso, la presidenta de la Cámara, Nancy Pelosi (California), y líder de la minoría en el Senado, Charles Schumer (Nueva York), criticaron la poca premura de los republicanos para enviar su plan, cuando existe una propuesta por $3 billones de dólares lista para discusión, en referencia a la Ley HEROES.

Pelosi incluso consideró que el proyecto demócrata convenía al presidente Trump, debido a su amplitud, al incluir fondos para armar un plan estratégico de rastreo de casos de COVID-19 y tratamientos, así como recursos para la difusión de medidas de cuidado, incluidas las máscaras.

“Lo que tenemos en la Ley HEROES fue un obsequio para ellos”, dijo Pelosi en una conferencia de prensa del Capitolio.

Schumer recordó que el país vive el mayor desafío económico en 75 años y recriminó el retraso de los republicanos.

“Los demócratas del Senado hemos esperado durante meses a que nuestros colegas republicanos en el Senado tomen en serio otra ronda de ayuda de emergencia para el pueblo estadounidense”, criticó Schumer.

El demócrata calificó de desorganizados a sus contrapartes, debido a que hay una división sobre el plan de $1 billón de dólares.

“Nuestros colegas republicanos han estado tan divididos, tan desorganizados y tan poco preparados que han tenido dificultades para redactar una propuesta partidista”, lamentó el senador demócrata.

Aunque dijo desconocer el plan, las versiones públicas en medio de las negociaciones con la Casa Blanca marcan menores ayudas que la Ley CARES y el plan demócrata aprobado en la Cámara en mayo.

“Por lo que sabemos, no incluirá asistencia de alquiler ni extenderá la moratoria sobre los desalojos que mantiene a decenas de millones de estadounidenses en vilo”, dijo Schumer. “No proporcionará pago de riesgos a nuestros trabajadores esenciales, que han estado arriesgando sus vidas y las de sus familias desde que comenzó esta crisis”.

Fuente