Un hombre de 62 años originario de Francia,quien estaba recluido en el Centro Hospitalario de Versalles, en Le Chesnay,con coronavirus sufrió priapismo, que es una erección prolongada por más de cuatro horas.

Según las fuentes este caballero recibía atención por un ataque grave de COVID-19, al momento que sufrió la erección, la cual fue causada por la sangre que se encontraba atrapada en su pene. El miembro estaba llena de coágulos al momento de ser drenado por los médicos.

Esta es una complicación peligrosa y se ha registrado en un tercio de los pacientes con coronavirus.

“En pacientes con infección por SARS-CoV-2 (el virus que causa la covid-19), se han identificado complicaciones tromboembólicas en el momento del ingreso hospitalario. De hecho, los pacientes con COVID-19 demuestran la presencia simultánea de todos los elementos de la tríada de Virchow que promueven la trombosis local”, indica el reporte.

Cuando los coágulos bloquean arterias o venas, se pueden desencadenar ataques cardíacos, accidentes cerebrovasculares fatales y, como ocurrió en este caso, también pueden conducir al priapismo.

Se pudo conocer que esta es la primera vez que el priapismo se ve como un efecto secundario del coronavirus.

“El priapismo se define como una erección del pene que persiste más de 4 horas y no está relacionada con el interés sexual o la estimulación”.

Los doctores que trataron al hombre encontraron ‘coágulos de sangre oscura’ y dijeron que eran el resultado de la trombosis inducida por el coronavirus. Llegaron a esta conclusión porque no se encontró otra causa alternativa de priapismo y se sabe que el virus causa complicaciones de coagulación sanguínea.

Fuente