El sencillo hábito de iniciar el día bebiendo un vaso de agua es un popular remedio que se asocia con grandes beneficios medicinales, conoce lo que esta hidratación extra podrá hacer por tu salud.

Lo que sucede al tomar agua en ayuno:

1. Hidrata al organismo

Beber agua al despertar es una extraordinaria manera de rehidratar al organismo después de las horas de sueño, muchas personas relacionan el color de la orina de la mañana con deshidratación; aunque no es un hecho del todo comprobado, es cierto que cuando el cuerpo se siente deshidratado automáticamente se presenta la sed y esto aplica a todas horas del día. ¿Te has despertado a media noche con mucha sed? Es tu organismo evitando deshidratarse. Sin embargo este es una magnífica forma para iniciar el día con los óptimos niveles de hidratación, relajar al sistema digestivo, activar al cerebro y por supuesto para atacar cualquier posible inicio de deshidratación.

2. Es un tip hábito para comer menos

El agua tiene un poder saciante importante es por ello un buen aliado para disminuir el consumo de calorías a lo largo del día. Cabe mencionar que esto es un efecto que sucede cuando se consume agua en cualquier horario del día, sin embargo muchas personas lo asocian como una buena costumbre en ayuno para comer menos porciones de alimento, el ritmo metabólico se incrementa hasta en un 24%.

3. Mejoras en el sistema digestivo

Diversos estudios han comprobado que el consumo de agua en ayuno a partir del décimo día es un hábito que se asocia con grandes beneficios para desaparecer algunas molestias gastrointestinales como es el caso de la acidez estomacal, el reflujo, la gastritis y la colitis.

4. Detox intestinal

El consumo de agua en ayuno en conjunto con una alimentación equilibrada es uno de los mejores remedios para desintoxicar el intestino, sobre todo la parte del colon o intestino grueso sobre todo cuando se le agrega al agua jugo de limón fresco. Gracias a la eliminación de toxinas, líquidos y desechos alojados en el organismo, se mejora considerablemente la absorción de nutrientes, el proceso de digestión, se acelera el tránsito intestinal, mejora la salud intestinal y por ende funciona mucho mejor el sistema inmunológico.

5. Mejora el funcionamiento renal

Iniciar el día con agua es la mejor manera de estimular el funcionamiento renal, lo que sucede es que después de las horas de descanso el cuerpo absorbe rápidamente el agua y aumenta la producción de orina, es una buena manera de limpiar los riñones y evitar la formación de piedras.

6. Puede ayudar a bajar de peso

Es verdad que existe una estrecha relación entre el consumo de agua y la pérdida de peso esto se debe en gran parte a que se provoca un efecto termogénico que induce el agua y que tiene la peculiaridad de aumentar la tasa metabólica. A la vez esta comprobado que asegurar la ingesta de mínimo 1.5 litros de agua al día tiene efectos positivos en la quema de calorías diarias y a la larga es un hábito que se estima puede garantizar la pérdida de 5 libras de grasa anuales. ¡Sólo por tomar un vaso de agua por las mañanas!

7. Mejora el rendimiento mental

El rendimiento mental y el funcionamiento cognitivo que involucra importantes capacidades como la memoria, la concentración y el aprendizaje, son aspectos que se relacionan directamente con los niveles de hidratación; es decir se dan fallos y deterioros cuando existe deshidratación. Iniciar el día con un vaso de agua es una extraordinaria y muy sencilla manera de despertar amablemente al cerebro y tener un mejor rendimiento intelectual a lo largo del día.

8. ¿Cómo es mejor consumirla?

Integrar este hábito es de lo más sencillo del mundo en realidad lo único que tendrás que hacer es decidir si beberla caliente o fría, ya que cada uno se asocia con diferentes beneficios.

Beber el agua tibia:

Una de las alternativas más populares de iniciar el día con un extra de hidratación es consumir el agua tibia y de ser posible con un toque de jugo de limón. Es un hábito que se relaciona con beneficios para el proceso de digestión, ayuda a limpiar el tracto gastrointestinal y combatir ciertas dolencias estomacales.
También resulta reconfortante para el organismo iniciar la mañana con una bebida tibia, que se asocia con beneficios expectorantes ya que ayuda a limpiar las vías respiratorias.

Beber el agua fría:

Beber el agua fría disminuye en un 120% el riesgo de padecer deshidratación.
El agua fría tiene la capacidad de aumentar el metabolismo, de tal manera que se pierde más peso y se acelera la quema de grasas.

Fuente