image

 

La celulitis es una congestión de tejido graso subcutáneo que se va almacenando hasta sobresalir por la epidermis. Este depósito se acumula como una suerte de manta con pequeños nódulos, similar a la piel de una naranja.

Más del 90% de las mujeres sufren esta afección estética, aunque los hombres también pueden padecerla. Suele ser fruto de una sucesión de malos hábitos alimenticios y una insuficiente actividad física.

La solución más rápida y eficaz es trabajar esas zonas a la vez que mejoramos nuestra alimentación y nuestro estilo de vida. Asimismo, y para lograr mejores resultados, podemos aplicarnos cremas y preparados naturales muy sencillos.

Aceite de coco para combatir la celulitis

Preparado de aceite de coco, limón y pomelo

Ingredientes

150 ml de aceite de coco
50 ml de aceite de limón
50 ml de aceite de pomelo

Elaboración
Se deben juntar todos los ingredientes en un mismo frasco y mezclarlos bien. Una vez hecho esto se almacena y queda listo para ser usado.

Uso
Este preparado de aceites es uno de los mejores que hay para combatir la celulitis de los muslos y de las nalgas que suele ser más común en las mujeres.

Resulta especialmente útil al aplicárselo durante los meses de primavera debido a la transformación que experimenta nuestro cuerpo, tanto por la temperatura como por el cambio de alimentación (en general, con temperaturas más elevadas nuestro cuerpo nos pide dietas más suaves).

celulitis

Aplicación
El tratamiento consiste en darse masajes diarios con este compuesto de aceite anticelulítico durante, al menos, un mes o un mes y medio.

Se recomienda utilizarlo durante la tarde o noche. Primero comenzaremos con un masaje seco con una manopla de fricción o con un cepillo de manera rotatoria, ya que así activaremos la circulación sanguínea.

Tras esto aplicaremos aceite sobre la zona y daremos a su vez un masaje circular, lo que favorecerá la disolución de grasas.

La dieta anticelulítica
Es importante que, mientras realicemos este tratamiento (y siempre), llevemos una dieta más sana. En este sentido, debemos evitar los alimentos ricos en grasas, salazones, embutidos, charcutería y demás.

Así, deberemos consumir más frutas, verduras, legumbres, carnes limpias, etc.

Alimentos que engordan

Para ser más exhaustivos, vamos a presentaros un listado de aquellos productos que favorecen la aparición y el mantenimiento de la celulitis:

Café (y otros alimentos con cafeína): El café provoca inflamación y, dadas sus propiedades vasoconstrictoras, dificultará la circulación. De esta manera favorecerá o bien la aparición o bien el empeoramiento del cuadro de celulitis.

El tabaco no solo favorece la piel de naranja, sino que resulta perjudicial para todo el organismo.

Las sodas, las bebidas dulces, los refrescos, las gaseosas y los zumos artificiales ocupan un lugar privilegiado en los alimentos que causan celulitis, ya que son una mezcla explosiva de productos artificiales y desnaturalizados.

Bebidas alcohólicas. El alcohol es otro de los grandes enemigos de nuestra salud y de la circulación sanguínea.

Las comidas rápidas y los alimentos procesados son los peores enemigos para nuestra piel, para nuestra figura y para nuestro organismo.

Consejos de alimentación anticelulitis
A continuación vamos a dar unos consejos para combatir la celulitis a través de la alimentación.

Los pepinos y las verduras de hoja verde (en especial las espinacas) tienen efectos antiinflamatorios y diuréticos. Sea en jugo o directamente, es importante que consumamos a diario, al menos, dos raciones de estas verduras.

La pasta de tomate es un aliado ideal para combatir la piel de naranja. Gracias al licopeno (antioxidante presente en esta fruta), eliminaremos mejor aquellas toxinas que dañan nuestra piel.

La berenjena es otro de los guerreros que gustosamente jugarán en nuestro equipo. Debido a su alto contenido en potasio ayudará a nuestro organismo a realizar un correcto drenaje linfático y a eliminar la retención de líquidos.

La cebolla tiene poderosos beneficios para nuestro organismo en todos los sentidos. No solo activa la circulación, sino que favorece la eliminación de todos aquellos desechos que nuestro cuerpo y nuestra alimentación generan.

La piña es uno de los mejores aliados a la hora de librarnos de la piel de naranja gracias a la enzima bromelina, la cual nos ayuda a degradar grasas. No obstante, debido a su alto contenido en azúcar es adecuado que la comamos en el desayuno, a media mañana o en las primeras horas de la tarde.

Frutas más silvestres como los arándanos, las moras o las fresas contribuirán también a que nuestra piel esté radiante y lisa.

Del mismo modo, aceites como el de oliva virgen extra, el de coco o el de aguacate también nos ayudarán, ya que estimulan la circulación de nuestra sangre.

Fuente