El curso escolar 2020-2021 en NYC será mixto. Ese es el plan de las autoridades municipales de la ciudad. En el año del coronavirus, parte de las clases serán a distancia a través de Internet pero los escolares podrán ir a la escuela días alternos cada semana, dos o tres por semana para reducir la cantidad de niños en las aulas y las instalaciones de las escuelas.

Los padres que no quieran que sus hijos vuelvan a la escuela podrán optar por la educación a distancia al 100% aunque pueden también hacer una transición al calendario de clases en días alternos si así lo desean más adelante.

Ese es el plan anunciado por el alcalde, Bill de Blasio, y el canciller de educación, Richard Carranza pero que tiene que ser aprobado por el gobernador del Estado. Andrew Cuomo dijo  poco después de la presentación de este plan que la decisión de adoptarlo o no, como el resto de los del estado, llegará en la primera semana de agosto para dar tiempo a poner en marcha la implementación.

Tanto desde el Gobierno de la ciudad como del Estado se advirtió que aunque se está trabajando para la apertura de las escuelas, todo va a depender de los datos sobre la contención del coronavirus. Es una decisión que se toma según los datos que haya sobre la situación con el coronavirus.

Cuomo rechazó las órdenes de reapertura de escuelas por parte del presidente Donald Trump y dijo que no tiene autoridad para determinar qué se hace en este sentido. “En lo referente a las escuelas la decisión es del Estado. Y punto”, dijo Cuomo sobre las declaraciones y los tuits de Trump. “Abriremos si es seguro”, dijo el gobernador diciendo que todo el mundo quiere abrir, él el primero, pero no a costa de la seguridad.

Con respecto a la amenaza desde la Casa Blanca de eliminar financiación a los estados si no hay apertura de escuelas, Cuomo dijo que Trump no puede acosar a Nueva York.

De Blasio y Carranza han lamentado que se tenga que usar este tipo de educación mixta o blended en inglés, porque la mejor manera de hacerlo, tal como admitieron en la rueda de prensa diaria, es con clases presenciales. No obstante, la situación y los datos sobre la pandemia han forzado a que la prioridad para el curso que comienza en otoño sea la protección de la salud y la seguridad.

“Hemos estado en el infierno y vuelto, no queremos dar pasos atrás”, dijo el alcalde.

El plan se ha diseñado después de oír a 400,000 padres que respondieron a la encuesta del Departamento de Educación sobre las circunstancias para la vuelta a la escuela. Los horarios se irán dando a conocer a lo largo del verano. Carranza dijo que la capacidad ideal, dadas las circunstancias, de los salones de clases es de siete a 12 niños.

Fuente