Loading...

image

 

En ocasiones puede significar una gran aventura llegar hasta el consultorio del odontólogo debido al temor que sienten los niños hacia su persona y todo el entorno en el que se encuentra. Para que la próxima visita al profesional sea más llevadera, lee nuestros tips para que un niño le pierda miedo al dentista.

La visita del niño al dentista

Como todos sabemos, los niños deben acudir al dentista al menos una vez al año si no hay problemas mayores. Lo ideal es nunca hablar mal de los dentistas o médicos cuando los niños están presentes ni permitir que nadie infunde miedos al respecto. De éste modo no tendrán una idea preconcebida que muchas veces no tiene nada que ver con la realidad.

Es importante que los niños acudan al dentista pero que lo hagan desde la tranquilidad y seguridad de que todo estará bien y no corren ningún peligro.

Tips para que un niño le pierda miedo al dentista

En primer lugar explícale a tu hijo el porqué de la visita al dentista; si entiende los motivos puede que resulte más fácil. También dile exactamente lo que le harán y en el caso de que no tenga caries anímalo a que continúe cuidando su boca para que no tengan que realizarle ningún tratamiento.

Si bien es bueno que tenga información, tampoco entres en detalles como contarle que quizá utilice una pinza, o líquidos, o el compresor de aire; puede que si se lo dices se asuste más. Piensa que si nunca ha ido al dentista, su miedo también estará relacionado con el hecho de que es algo desconocido para él.

Consigue dibujos animados en los que se muestre una cita al dentista en donde el protagonista sea un niño y muestre la cara más amable de éste profesional. Nunca lleves a tu hijo al dentista cuando seas tú al que tienen que atender.

No promuevas ninguna forma de soborno del tipo “Si no lloras en el dentista entonces te compraré un helado” De ante mano le estas diciendo que puede haber un motivo para que llore, con lo cual a nivel inconsciente estas generando más miedo.

Si nunca has llevado al niño al dentista, a la hora de escoger un profesional pide referencias. Es importante que tenga buen carácter para atender a los niños, de lo contrario la situación empeorará.

Fuente: Imujer